Un mendocino primero en la Titan Desert

Por vez primera un mendocino gana una etapa en la Titan Desert y es la primera vez que alguien lo hace en una fat bike.

Ignacio Gili se llevó la etapa reina (04:44:19) con el beneplácito de Betalú, que sigue primero de la general. Se estrenó Anna Ramírez, aunque Ramona sigue líder.

Una dupla peligrosa

Contra la creencia unánime, no siempre gana el primero. Lo demostró Josep Betalú, vencedor simbólico tras cederle el triunfo de la tercera jornada (Alnif-Rissani), la etapa reina (122 kilómetros), al argentino Ignacio Gili (4:44:19), tercero en 2017. El catalán, además de mantener el liderato de la general, se ganó así su presencia en un cuadro que ya es historia de la Titan Desert: la victoria de Gili es la primera de una Fat Bike desde que se celebra la carrera.

Por ello no cuesta empatizar con ambos, que entraron a la etapa como compañeros de pelotón y salieron de ella como hermanos de sangre. Se la jugaron desde lejísimos, alrededor del kilómetro 68, tras el primer paso por dunas de la edición, con un ataque iniciado poco después de superar el ecuador del recorrido. Tramo a tramo, la pareja se fue consolidando, con los dos sucediéndose de buena gana en los relevos, formando una asociación en armonía que alcanzó su máximo esplendor en la meta, punto en el que la distancia con los perseguidores ascendió a 4:51. De esta forma, Betalú le lleva 9:15 a Guillem Muñoz, segundo, y 13:01 a Moisés Dueñas, tercero.

Fue en ese instante, el de la llegada al final, sin conocer aún al detalle el daño causado por su aventura, cuando se fundieron en el abrazo del agradecimiento: Betalú sonreía por haber tenido un compinche a la altura de sus ambiciones y Gili, al borde de las lágrimas, celebrara su histórica conquista, servida en bandeja por quien la pudo impedir, un líder que en un gesto que le honra decidió no disputar un esprint ante el que una Fat Bike no hubiera tenido respuesta.

Dobleee

Después entró el segundo grupo (4:49:51), con Guillem Muñoz, Carlos Andrés Cogo, Moisés Dueñas, Sebastián Tamayo, Oriol Colomé, Julen Zubero, Triki Beltrán y Ramón Sagués, en el que faltó sintonía para trabajar por la misma causa y abortar la amenaza de los escapados. Lo intentó en solitario Roberto Bou, que al pasar el cuarto punto de control se la jugó con una navegación alternativa sin éxito (04:51:19). Para él y para el resto, Betalú empieza a volar demasiado alto…

Anna Ramírez se estrena
La vigente campeona, Anna Ramírez (5:22 :28), saboreó su primera victoria de etapa. Ramona Gabriel (5:22:29), que sigue liderando la categoría femenina, trató sin éxito de descolgarla, pero apretó los dientes Ramírez, que es segunda de la general (+5:27). Cruzó la línea tercera Veerle Cleiren (5:31:54), aunque es Mayalen Noriega (+1:00:38) quien cierra el podio en la clasificación.

El «Chueco Gili» en primera persona

La pareja llega intacta a la meta

“El año pasado tuve un accidente grave en España en el que me rompí la rotula y estuve que estar parado durante un tiempo. He estado 3 meses fuera de casa preparando esta carrera y ha sido una lucha constante poder llegar aquí, así que estoy muy contento por este triunfo. Quiero dedicárselo a los mellizos, a mis hijos, que son muy especiales para mi. También a mi esposa y a toda mi familia que me quieren mucho y me siguen a todos lados. Muy agradecido de la vida que llevo. Vengo con una fatbike a raíz de la lesión del año pasado. No puedo correr mucho a pie y decidí a último momento venir con la fatbike para evitar bajarme de ella en las dunas, ya que con las fatbike podemos evitar bajarnos tan a menudo, aunque requiere un entrenamiento más duro”.

Fuente: Mario Cortegana AS / Titan Desert