¡En  plena carrera o travesía se duermen!

El adormecimiento de las manos es un problema común entre ciclistas amateurs.

Los que recién comienzan adjudicarán este problema a la falta de entrenamiento cuando en realidad la causa puede ser nuestra posición frente al manubrio, los guantes, la suspensión y otros elementos que tendrías que tener en cuenta.

Una mala posición sosteniendo el manubrio causará una presión incorrecta sobre el nervio ulnar, que recorre desde el hombro hasta la punta de los dedos pasando por nuestro antebrazo: al agarrarnos con demasiada fuerza del manubrio se comprime, se adormece y provoca esa sensación de cosquilleo tan molesta y característica que puede terminar con un grave accidente porque nos quita fuerzas al sostener el manubrio o porque sacamos las manos del mismo para agitarlas y así posiblemente perder el control de la dirección de nuestro caballo de acero.

Te dejamos algunas posibles soluciones al adormecimiento de las manos cuando pedaleas.

Revisar la postura

En primer lugar, en caso de que suframos este problema, deberíamos revisar nuestra postura sobre la bicicleta. Es muy probable que no sea la más adecuada, y que en consecuencia nuestro nervio ulnar provoque que sintamos las manos dormidas. Nuestra postura debe buscar prioritariamente el reparto de peso por todo el cuerpo, evitando que cualquier zona se cargue en exceso. Para ello hay que procurar que los frenos no esté demasiado altos en las bicis ruteras o demasiado “lejos” en las bicis todo terreno. Esto nos llevaría a forzar la palma y por tanto el nervio. En el caso que las varillas de frenos en el manubrio estén demasiado bajas afectaría a la muñeca. Por último la altura del asiento juega un papel importante, tiene que ser la adecuada respecto al manillar -unos tres centímetros más alto el primero que el segundo-.

Cambiar de guantes

En segundo lugar es útil el uso de guantes anatómicos y puños de espuma o silicona, que reducen la presión sobre el nervio ulnar al hacer un efecto de acolchado sobre la palma de la mano. La oferta en el mercado es muy amplia, en todo tipo de gamas y precios. Es común ver bicicletas de más $60.000 y sus usuarios con guantes comprados en oferta en algún supermercado de Chile.

Otra incomodidad que se sufre, sobre todo en los varones, es en la zona genital. La recomendación es la misma, una calza o culote de buena calidad. Sin embargo muchos ciclistas lo usan con ropa interior lo cual es un grave error que puede terminar en algún accidente como un doloroso «estrangulamiento». Por ello siempre se recomienda usar las calzas sin ropa interior.

El nervio ulnar

Ajustar la suspensión

En tercer lugar sería conveniente saber si  la suspensión de nuestra bici es la más adecuada para evitar sufrir de manos dormidas. Una amortiguación óptima absorbe las vibraciones que producen nuestra bici, especialmente en el mountain bike. En este ámbito también es conveniente controlar la presión de nuestros neumáticos, ya que unas ruedas excesivamente hinchadas provocan un exceso de vibraciones contraproducente. Un error de principiante es comprar una bici económica con una suspensión ordinaria o no prestarle mucha atención a la suspensión. Sin embargo este elemento es el más importante para alguien que recién comienza ya que al absorber todos los golpes y vibraciones dará al ciclista una recuperación rápida y un paseo sin sufrimientos.

Probar diferentes posturas en el manubrio

Sería interesante que nuestra bici disponga de acoples que nos permitan cambiar la posición sobre el manillar, aliviando así la presión sobre el nervio ulnar. No dudes consultar con tu mecánico la posibilidad de subir o bajar el manubrio con algunos suplementos que seguramente están colocados en tu bici, solo hace falta colocarlos arriba o abajo del manubrio.

Otro elemento muy importante es el largo del manubrio. En este último año vemos todas las bicicletas con manubrios muy largos como si fuera una moda. Nada mejor que un manubrio adecuado a tu altura y posición. Tal vez un manubrio algo más recortado no solo te evitará el famoso adormecimiento en las palmas de tus manos sino que te ayudará a corregir errores en el manejo de tu bici.

Si estas sugerencias no te dan resultado, no dudes en consultar con tu bicicletería amiga.